Muchos padres y madres siguen pensando que no es necesario llevar a sus hijos a una primera revisión de ortodoncia hasta que todos los dientes permanentes han aparecido en la boca. Sin embargo, este es un falso mito que pretendemos erradicar. Lo cierto es que es recomendable que esta revisión se produzca en torno a los seis años. En este artículo, desde nuestra clínica dental en Barcelona, te explicamos por qué es importante realizarla a esta edad y cuáles son los beneficios de la ortodoncia infantil.

Primera revisión de ortodoncia a los 6 años: ¿por qué a esta edad?

Alrededor de los 6 años, se produce la erupción de la primera muela definitiva, un momento de gran importancia, sobre todo en lo que hace referencia a la oclusión. Es decir, a la forma en la que los dientes de ambas arcadas encajan entre ellos.

Los primeros molares permanentes pueden indicarnos, por lo tanto, cuál será la posición del resto de las piezas dentales que, poco a poco, irán apareciendo. Así, podemos saber si se posicionarán en la arcada dentaria de forma correcta o no. En caso de que no, además de malposición dentaria, el niño o la niña puede sufrir diversos tipos de maloclusiones.

Durante la primera revisión de ortodoncia, un momento de la vida en el que conviven dientes de leche y definitivos, evaluamos el crecimiento de esto y, además, el desarrollo de la mandíbula y el maxilar. Si detectamos cualquier tipo de anomalía, podemos recomendar a los padres y madres un primer tratamiento ortodóntico con aparatología interceptiva o funcional.

Beneficios de un tratamiento de ortodoncia infantil

Durante la infancia y la adolescencia, cuando los niños aún están inmersos en la etapa de crecimiento, los resultados de los tratamientos ortodónticos son altamente satisfactorios. El motivo es que los huesos mandibulares y maxilares siguen desarrollándose. Por lo tanto, si realizamos este primer tratamiento podemos moldearlos, favoreciendo o deteniendo su crecimiento. Así, a medio y largo plazo, evitamos maloclusiones más graves que, por ejemplo, requieran cirugía ortognática.

Sus resultados, además de estéticos, también favorecen una buena salud bucodental. En este sentido, unos dientes alineados, sin problemas de maloclusión, facilitan la masticación y la deglución, previenen traumatismos dentales y corrigen malos hábitos, como la succión del pulgar, la deglución atípica y la respiración oral.

En IMOI, somos expertos en tratamientos de ortodoncia con brackets metálicos, brackets linguales y brackets estéticos, así como en tratamientos de ortodoncia invisible con alineadores dentales. Ahora, además, con motivo de la vuelta al cole, puedes conseguir 150€ de descuento en tratamientos con brackets autoligables.  

Si necesitas que realicemos una valoración del caso de tus hijos, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 93 272 48 30 (Barcelona) / 971 315 374 (Ibiza) o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.