Los implantes dentales son una solución segura y duradera para sustituir la pérdida un diente o una muela. Son sencillos de colocar, cumplen una función masticatoria y estética perfecta y prácticamente todo el mundo puede beneficiarse de sus innegables ventajas. Sin embargo, en algunas ocasiones se produce un rechazo al implante dental. Descubre por qué ocurre y cómo saber si te está ocurriendo de la mano de nuestros expertos de la clínica dental en Barcelona y la clínica dental en Ibiza.

Síntomas de rechazo a un implante dental

La mayoría de los implantes se colocan y evolucionan sin ningún tipo de dificultad. Haciendo un estudio previo de las características del paciente, los riesgos de que se produzca un rechazo son casi nulos. A pesar de ello, en contados casos, ocurre.

El rechazo puede provocar una infección y la pérdida del implante, por ello es tan importante acudir cuanto antes al dentista para que evalúe la situación. Si se nota alguno de estos síntomas de rechazo a un implante dental, debe actuarse de inmediato:

· Dolor en la zona del implante.

· Inflamación y enrojecimiento de la encía.

· Movilidad del implante.

· Infección con supuración. Si ocurre esto, puede haber surgido una periimplantitis.

En algunas ocasiones, el paciente no nota ningún tipo de dolor y es en la revisión del implantólogo cuando se descubre el rechazo, al constatar que aún no se ha fijado bien al hueso.

Factores de riesgo que pueden causar rechazo a un implante dental

Como comentábamos, realizar un estudio previo sobre la salud general del paciente puede darnos muchas pistas acerca de si la persona es apta para colocarle un implante. Con el avance de las técnicas de implantación y de injerto de hueso, hoy en día prácticamente todas las personas pueden recibir este tratamiento.

Sin embargo, a pesar de ser buenos candidatos para esta intervención, existen ciertos factores de riesgo que pueden generar un rechazo a un implante dental.

· Fumar perjudica la salud de las encías y retrasa el proceso de cicatrización, por lo que puede comprometer la osteointegración. Además, las sustancias tóxicas que posee pueden favorecer la aparición de infecciones.

· El alcohol reblandece las encías y dilata los vasos sanguíneos periféricos, por lo que promueve el sangrado y entorpece la cicatrización.

· El bruxismo es un factor de riesgo para un implante recién colocado. Los pacientes que aprietan los dientes de manera involuntaria por la noche pueden ejercer una presión excesiva sobre la zona y causar una sobrecarga en el implante, impidiendo que el hueso sane de manera correcta.

· Morder alimentos u objetos duros también puede poner en peligro la integridad del implante. Hasta el momento del alta, se recomienda no masticar nada demasiado compacto por la zona.

· Higiene deficiente. La limpieza bucodental es fundamental en todo momento, pero cuando hablamos de un implante en proceso de osteointegración, adquiere mayor importancia. La proliferación de bacterias derivada de una mala higiene oral puede terminar causando periimplantitis.

Qué hacer si se produce un rechazo a un implante dental

Si se nota alguno de los síntomas de rechazo a un implante dental anteriormente descritos, debe acudirse inmediatamente al dentista. En IMOI clínica dental en Barcelona y la clínica dental en Ibiza, contamos con especialistas capaces de solucionar el problema del rechazo a un implante dental.

Dependiendo de las características, nuestros odontólogos recomendarán un tratamiento adecuado y personalizado para cada paciente.

Si estás pensando en la colocación de un implante dental o si el que llevas puesto tiene algún problema, llámanos sin compromiso y te atenderemos para explicarte todas las opciones que tienes para tu caso concreto.